25 de junio de 2009

Calma


Son muchas las opiniones que se han vertido sobre la selección tras la derrota de ayer. Una derrota dolorosa, dura, difícil de asimilar. Ostentábamos un papel de claros favoritos que quizás influyó en el desarrollo del partido. Los estadounidenses fueron lobos con piel de cordero.

Presión incansable, colocación, agresividad, contraataque... el partido de los de Bradley fue perfecto.

El 0-1 a favor del conjunto americano propició además que sacaran más partido de sus habilidades explotando el contraataque de la mano de un genial Donovan, secundado por jugadores como Dempsey -jugador del partido para la FIFA- o Altidore.

Hubo fallos concretos. En primer lugar, la colocación de Cesc, bastante discutida durante todo el campeonato, restaba importancia a Xavi, privándolo de llevar la batuta del equipo. Además, hasta la segunda parte el hueco dejado en banda por el jugador del Arsenal no fue bien aprovechado por Sergio Ramos.

Por otro lado, el desacierto de Torres y Villa fue latente durante todo el partido. Todas sus jugadas acababan estrellándose en Howard o en la pierna de algún defensor, y sus disparos nunca fueron del todo precisos, así como fue pecado capital el abusar de los centros por alto desde las bandas ante unos defensas tan potentes como Onyewu y Demerit.

Hilando con ello, vemos un claro error de Del Bosque, al no apostar por Llorente o por Güiza a lo largo del segundo tiempo. También puede ser debatible la entrada de Cazorla en el mejor momento de Cesc, quizás hubiera sido más idóneo retirar a un raramente impreciso Xavi. También podría haber tenido más éxito la aparición de Pablo Hernández en detrimento del asturiano, todavía mermado por sus tres meses de inactividad.

Por último, destacar, como no, los errores de Capdevila en el primer gol y Sergio Ramos en el segundo, quizás por exceso de confianza o por poca intensidad. En cualquier caso, sólo queda apoyar a estos dos extraordinarios jugadores.

Pese a todo ello, creo conveniente ensalzar la filosofía de España. Un juego de toque, vertical, arriesgado, bello... lo de ayer sólo ha sido un accidente, una mala noche, la excepción que confirma la regla.

Pocas veces más veremos a un Xavi tan desacertado, a unos Villa y Torres negados ante el gol, a Capdevila inseguro atrás... hay que estar tranquilos. Confiar en el proyecto serio de Del Bosque y sus ayudantes.

Hoy todo se ve de color oscuro. Seguro que el año que viene por estas fechas estaremos ansiosos por disputar la final del Mundial.

4 comentarios:

Karol dijo...

Sin duda, hay y habrá partidos peores, todo el mundo se merece perder y no se deja de ser bueno por ello. Ayer Brasi pudo quedarse tambien en el camino.
Estoy contigo en los cambios, yo hubiese apostado por Llorente, pero... cada uno hace lo que considera mejor. Ahora toca empezar la cuenta, camino del Mundial.
Un saludo desde Punto de Penalti.

Pablo G. dijo...

Hay que dejar de ser tremendistas porque ahora por perder un partido en 2 años y medio la gente vuelve a ser pesimista. No salió el partido y ellos lo bordaron defensivamente. Xavi no tuvo su día, se echó en falta a Senna e Iniesta y Del Bosque se equivocó quitando a Cesc y no sacando a Llorente para colgar balones en los últimos minutos. Saludos

CARLOS MATEOS GIL dijo...

Creo que el planteamiento táctico de Estados Unidos fue de los mejroes que he visto en mucho tiempo. Es un equipo que sabe colocarse y salir a la contra a la perfección. lástima que pierdan en la técnica individual.
Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com

Arraigoo dijo...

Desilusión tras las espectativas creadas...
Un saludo compañero
www.tocaladecara.blogspot.com