13 de noviembre de 2009

Ha llegado tu hora


Corría el verano de 2005 y el Mundial sub-20 estaba a la vista. En la concentración, la Selección española se conjuraba para alzarse con el máximo galardón de la categoría. Pero a los pocos días surgió el primer problema: el prometedor extremo del Sevilla, Jesús Navas, se veía obligado a abandonar la concentración debido a una crisis de ansiedad.

Posteriormente, tanto en el verano de 2006 como en el de 2007, el pequeño de los Navas tuvo que abandonar sendas concentraciones con su equipo debido de nuevo a sus problemas de ansiedad.

Los hechos cayeron como un jarro de agua fría tanto en la Federación Española de Fútbol como en la afición, que veían cómo una de las principales promesas del fútbol español no conseguía superar sus problemas psicológicos.

Por suerte, el calor de su entorno hizo que Jesús continuara jugando en el Sevilla y poco a poco volviera a recuperar su mejor nivel.

Pero hubo un momento, a mi juicio, clave en la progresión de Jesús Navas: las delaraciones del actual capitán sevillista Andrés Palop.

El guardameta fue claro y saliendo al paso de la incertidumbre provocada por la última crisis de ansiedad sufrida por el de Los Palacios.

"Es un tema delicado. Nosotros intentamos ayudarle día a día para que supere este problemilla. Es un hándicap para él el no poder viajar con nosotros, ya que a nosotros nos gustaría que estuviera con el grupo. Hay que hacerle comprender que el fútbol son estas cosas. Está claro que es un problema personal y hay que ayudarle, para que supere esto de una vez, porque le ayudará a crecer" explicó el portero valenciano.

Fue el primer jugador que se postuló acerca del tema y lo cierto es que desde entonces, el extremo sevillano no volvió a sufrir ningún percance psicológico más.

Asimismo, el rendimiento en el campo de Navas fue a más hasta el punto que -todo hay que decirlo-, gracias a una gran campaña mediática de la prensa española, ha sido convocado para el partido de mañana frente a Argentina con la Selección absoluta.

Él dice que está preparado y yo lo creo. Del Bosque y la Federación confían en él y Navas, desde la humildad, la tranquilidad y la paciencia, debe responder a todo el cariño recibido en el campo de fútbol haciendo lo que mejor sabe hacer: ser un puñal en la banda derecha.

Jesús, ha llegado tu hora.


2 comentarios:

Diego Fernandez dijo...

Es bastante mejor que Cazorla y Pablo Hernandez, pero en la seleccion los jugadores de banda deben jugar de revulsivos.
La formula que nos hizo campeones de europa no debe ser alterada.

saludos desde mi visión del balón

te añado a mis links si te gusta mi blog haz lo mismo

Magortiz dijo...

Felicidades a Navas, que no ha hecho un mal partido.
Saludos desde La Escuadra de Mago