6 de agosto de 2010

Una plantilla incompleta


Las bajas de Touré Yayá, Márquez, Henry y Chigrinskiy han dejado huérfana a una plantilla azulgrana que, a día de hoy, sólo se ha reforzado con Adriano y Villa.

Con sólo tres hombres para cubrir el centro de la defensa y cuatro para el medio del campo, Guardiola y Zubizarreta están obligados a cerrar alguna incorporación de inmediato para que el Barcelona pueda pelear por todos los títulos en juego.

Pese a que en la cantera hay soluciones válidas como es el caso de Bartra, Muniesa o Fontás para la defensa y Oriol Romeu, Jonathan o Thiago para el centro del campo, no es suficiente si el conjunto azulgrana desea repetir el histórico 'triplete' de hace un par de años.

La no contratación de Cèsc debe poner en marcha un plan 'B' en la secretaría técnica blaugrana, que se debe centrar en firmar un centrocampista (de creación o de destrucción) y un central. Los nombres que han sonado hasta ahora han sido los de Mascherano, Bruno Soriano y Moussa Sissoko, aunque el director deportivo de la entidad, Andoni Zubizarreta, ha negado cualquier contacto con sus agentes.

Es sabido que Guardiola nunca ha tenido ningún problema -de hecho la ha potenciado- en recurri a la cantera ante cualquier baja, pero también manifestó la pasada temporada su preocupación por tener una plantilla tan corta. Este año parece que todo va encaminado a que ocurra lo mismo, por lo que la nueva directiva debe mirar al pasado para no volver a cometer los mismos errores.