7 de abril de 2010

'Messifinalistas'



Messi 4-1 Arsenal. La impresionante actuación del astro brasileño destroza al Arsenal y coloca a los de Pep Guardiola en semifinales de Champions, donde espera el Inter. El fantástico planteamiento de Arsène Wenger fue cortocircuitado por 'la pulga', que hoy ha demostrado ser de otro planeta.

Sin palabras. Ninguna persona sensata, barcelonista o no, podrá negar el espectáculo que se ha podido ver esta noche en el Camp Nou. El mago Messi sacó su varita a pasear y perforó, hasta en cuatro ocasiones, la portería 'gunner' para dilapidar el buen planteamiento ideado por Wenger para frenar la maquinaria culé.
Messi no tiene parangón. Si a principio de temporada se le comparaba con Cristiano Ronaldo, hoy cualquier jugador se queda pequeño al lado del crack argentino. Tímido, introvertido y humilde, se transforma en el césped, donde su ambición no tiene medida.
Comenzó el partido bien para el Barcelona, que aunque no conseguía llevar peligro a la meta de Almunia controlaba bien la situación con una circulación de balón bastante espesa. Sin embargo, una posible falta de Diaby a Milito no señalada por el colegiado propició una contra mortal que acabó rematando Bendtner, no sin fortuna, para colocar el 0-1 en el electrónico. El Camp Nou se quedaba sin habla y Wenger se apuntaba un tanto.
Con el gol, el Arsenal siguió fiel a su planteamiento para conseguir frenar al mediocampo culé, hasta ahora poco incisivo, y crear peligro a la espalda de Márquez y Milito. Pero entonces apareció Messi. El argentino se echó al equipo a la espalda y a los pocos minutos, concretamente en el 21, tres después del gol inglés, consiguió la igualada para encender la mecha del feudo blaugrana.
El gol fue un bálsamo de aceite para la nave azulgrana, que ayudada por su público, comenzó a llevar el peso del partido de manera contundente. Quince minutos más tarde, Leo Messi hacía su segundo gol tras una buena dejada de Pedro. La cosa comenzaba a pintar bien.
Antes del descanso y para finiquitar la eliminatoria, el argentino sorprendía a la defensa gunner y, tras plantarse sólo delante de Almunia, definía de vaselina ante la incredulidad del estadio culé. No podía ser verdad.
Tras el intermedio, el Barcelona se dedicó a contemporizar y la entrada de Touré Yayá e Iniesta en la medular fue durmiendo el partido. Pero para despertarnos a todos y ya en el 'rush' final del encuentro, Messi anotó el cuarto para entrar en la historia y convertirse en el actual pichichi de la competición con ocho dianas. Era una noche de ensueño, todos abrazaban al pequeño gran jugador culé.
Un 4-1 que, aunque excesivo, es justo y coloca al Barcelona a dos pasos de la final del Bernabéu. Antes, y también en ese estadio, el Barcelona tendrá que luchar por la liga ante los de Pellegrini, que tendrán la difícil tarea de frenar a un Barça que poco a poco va recuperando la esencia de 2009. El espectáculo está asegurado.
Artículo publicado por Santy Menor en vavel.es

2 comentarios:

Nico García dijo...

La de ayer fue una de esas actuaciones que se recordarán jamás. Lo que hizo Messi no tiene adjetivos. Fue algo único.
Saludos desde La Escuadra de Mago
Por cierto, si podéis meteros este viernes, que tengo una sorpresilla preparada que a lo mejor os gusta.

Santi dijo...

Messi está en el olimpo de los dioses futbolistocos, da gusto verlo jugar.