8 de marzo de 2010

Montpellier, revelación con mayúsculas


Cada temporada surgen en cualquier liga equipos revelación. Equipos que, contra todo pronóstico, superan holgadamente los objetivos marcados. Suelen ser conjuntos liderados por un gran entrenador, que cuentan con una condición física notable y que arrancan muy bien los campeonatos, algo que les permite jugar sin presión cada jornada. El principal hándicap para ellos son sus plantillas, que generalmente cortas, sufren demasiado con las lesiones, sanciones y cansancio acumulado de sus jugadores.

Históricamente ha habido muchos equipos que han jugado ese papel. En la última decada se me vienen a la cabeza el Deportivo de la 99-2000, que se alzó con el título de liga por primera vez en su historia, el Wolfsburgo el pasado año en la Bundesliga, la Real Sociedad de Karpin, Kovacevic y Nihat que a punto estuvo de arrebatarle el campeonato al Real Madrid, el Racing de Santander de Marcelino...

Pero si hay un equipo sorprendente esta temporada ese es el Montpellier. El club galo, recién ascendido de la D2, se mantiene segundo en la clasificación, empatado a puntos con el actual campeón, el Girondins de Burdeos, tras nada más y nada menos que 27 jornadas de liga disputadas (si bien es cierto que el Girondins cuenta con dos partidos menos).

El equipo de René Girard, todo un clásico en el fútbol francés, practica un fútbol muy vistoso. Basado en un 4-3-3 muy holandés, el argentino Costa y el colombiano Bolaños son los principales estiletes de un conjunto joven y extremadamente ambicioso.

No hay estrellas, pocos jugadores son conocidos para un aficionado al fútbol de nivel medio. La receta del éxito es el trabajo diario, el compromiso, las ganas de agradar a un público que desde el año 99, cuando se alzó con la Intertoto, no ha podido celebrar nada positivo de su equipo. Antes, el Montpellier se había alzado con tres ligas (1946, 61 y 87), dos copas (1929 y 1990) y una copa de la liga (1992).

La empresa es difícil, el Girondins, con dos partidos menos, tiene en su mano volver a alzarse con la Ligue 1, pero la Champions no es una utopía. Los grandes aprietan, Lyon, Marsella y Lille están al acecho, pero la casta de los de Girard puede dar la campanada.

Toda una ciudad en busca de un sueño. El fútbol puede volver a sonreir a un 'pequeño'. La lista es muy corta pero sorpresas, haberlas las ha habido. ¿Lo conseguirá el Montpeiller? Todo es posible.

3 comentarios:

Manuel Lidueña Góngora dijo...

Tiene mucho merito lo del Montpellier pero no se si podrán aguantar. Lo que si parece le va a venir bien es la distración de Girondins en Champions.

Saludos

Helion dijo...

Lo del Montpellier es increíble. Es muy difícil llegar hasta donde han llegado con los recursos que tienen.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

Santy Menor dijo...

Estoy contigo Manuel, el camino del Girondins en Champions marcará tramo final del campeonato galo en su parte noble.